Máxima universal

7/03/2016


Creemos que no, no cae ningún rayo de sol sobre la tierra por casualidad. Aunque algunos científicos se aferran a la casualidad y la cuantifican, la miden, la distorsionan y entonces, se dan cuenta que tendrían que llamar casualidad a la vida, las palabras, - nosotros mismos- ¿Somos acaso una casualidad del tiempo? 

Me gustaría creer que no. Somos el resultado de las intenciones, del deseo de estar vivos y encontrarnos, son nuestras ganas de luz lo que hace arder el sol y viajar hasta nosotros sus millones de rayos. La realidad se construye a través de las posibilidades que le brindamos. 

Perdón, casualidad, pero no creo en ti. Me caes bien como palabra, podemos ser amigas si quieres. 

 




 

You Might Also Like

0 comments

Inventos poéticos Lemotbulle

Vivan los efectos secundarios

Recopilación de experimentos poéticos