4/12/2016

1.     Sexta y última cláusula: abandonando las formalidades, tomando distancia de las cláusulas y pensando en tu esencia de arcoíris y unicornio, decirte que sonrías cada día es una redundancia, que ames con el cuerpo y los sueños, reiterativo con lo que eres. Por eso solo me queda exponer el deseo de compartir la vida con vosotros, de encontrarlos siempre en todos los lugares y en todos los paisajes, de alimentarnos de su emoción y asombro. Declaro que el mundo y yo, sobretodo yo, los necesitamos irracionales y valientes. Dada vuestra naturaleza es un reto fácil de cumplir.

2.       PD: Me inspira vuestra ecuación. Viva la entropía y todos sus microestados compatibles con vuestras microhistorias, en sus probabilidades se hace realidad el amor. Encuentra el equilibrio dentro de la posibilidad que son juntos. 

You Might Also Like

0 comments

Inventos poéticos Lemotbulle

Vivan los efectos secundarios

Recopilación de experimentos poéticos