Pasando páginas

1/13/2016

Si, tengo que reconocer que
hoy he llorado leyendo un libro,
se me escurrían las lágrimas inevitablemente ante mi pudor
en el metro abarrotado de gente,
trate de disimular mi emoción.

Pero no se me da bien.

Al levantarse la señora que estaba
en frente, me dijo: me emociona tu emoción y se me saltan las lágrimas al verte, como si también  estuviera leyendo tu historia.

Y entonces por un momento
fuimos dos llorando en el metro abarrotado de gente.

You Might Also Like

0 comments

Inventos poéticos Lemotbulle

Vivan los efectos secundarios

Recopilación de experimentos poéticos