12/03/2014

Y el cansancio llegó
y se me sentó encima, 


y los días se sacudieron, 
y el silencio cotidiano 
me atacó con sus dientes 
de león reprimido.


Y yo seguia mirando el cielo
despejado, 
como quien no quiere darse 
cuenta
de que explota. 


You Might Also Like

0 comments

Inventos poéticos Lemotbulle

Vivan los efectos secundarios

Recopilación de experimentos poéticos