Bienvenido Caballero

4/02/2014

Una pregunta, a veces, casi
abolida mientras nace, sitúa
mi pensamiento al borde
del vacío, cuando en la taciturna
noche me despierto solo
y toco la tiniebla y me hablo
solo y se me van abriendo
los días que viví como las hojas
cegadas de una puerta.
   ¿Adónde
he de mirar que no sea pregunta?

Aquí la sombra mide la distancia
que separa mi cuerpo de tu cuerpo:
juntas están mentiras y verdades
en la contestación de cada día.

Caballero Bonald 

You Might Also Like

0 comments

Inventos poéticos Lemotbulle

Vivan los efectos secundarios

Recopilación de experimentos poéticos