Melodrama

1/09/2014

Incluso una vez, medio tragueado, sacó el mal poeta que todos llevamos dentro y escribió: señora de mis desvelos, además de los pies también llevo el corazón sangrando; son tus desaires y no los zapatos los que por tu culpa me ponen a caminar cojeando.

Jorge Franco

You Might Also Like

0 comments

Inventos poéticos Lemotbulle

Vivan los efectos secundarios

Recopilación de experimentos poéticos