El final de un cuento

11/17/2016

Espero verla en septiembre, quiero que venga a Madrid. No la veo desde hace cuatro meses y cada vez que pienso en ella, me doy cuenta que es lo que más extraño de  mi continente, su abrazo es el país que pienso y su sonrisa me ilumina desde el mismo ángulo que el sol de mi trópico.

Seguro que cuando la vea tendré mucho que escribir. No me preguntaré por lo vieja que me hago, por las historias que he dejado de escribir, no preguntaré más por qué soy escritor y no jardinero. Seguro esta vez podré sembrar con ella una lenteja y no dejarla morir.

Mayo 22 2011


You Might Also Like

0 comments

Inventos poéticos Lemotbulle

Vivan los efectos secundarios

Recopilación de experimentos poéticos